New York Cheesecake de Artefacto.Bar

Prueba nuestra deliciosa tarta New York cheesecake de Artefacto.Bar en la Alameda de Hércules de Sevilla 30/12/2014 por Redacción Artefacto

En estos días de fiestas y frío, se hace aún mas apetitosa nuestra apreciada tarta New York Cheesecake, junto a un buen expreso, un té o una copa.

Marilyn Monroe, Miss Cheesecake 1951Dentro de la variada oferta gastronómica que ofrece La Alameda de Hércules de Sevilla, en Artefacto.Bar nos enorgullece ofrecer una suculenta versión de la NY Cheesecake - por estos lares, “tarta de queso al estilo Nueva York” -. La tarta NY Cheesecake es el icono culinario neoyorquino, la especialidad repostera más conocida de la ciudad, tan apreciada y popular que la mítica Marilyn Monroe fue Miss Cheesecake en 1951.

En Artefacto.Bar tenemos una estrella, NY Cheesecake: su constitución cremosa y suave de queso, su crujiente de galleta, y el contraste del endulzado de frutos del bosque, hacen que saborear una auténtica NY Cheesecake se haya convertido para muchos de nuestros clientes en algo ineludible cuando llegan a la Alameda de Hércules.

Y esto es por la esmerada elaboración con la que la realizamos, siguiendo la receta que Arnol Reuben, allá por 1929 en su mítico Turf Restaurant entre la 49th avenida y Broadway, elaboró, versionando una antigua fórmula de pastel de queso que su vieja familia de judíos alemanes preparaba. El pastel de queso fue difundido por los romanos por toda Europa; lo denominaban libum. Lo realizaban con queso triturado, miel, harina y huevos, y lo horneaban entre ladrillos calientes. Un pastel de queso, pero sin huevos, era el alimento de los atletas griegos en sus juegos, allá por el 230 A.C.

Si aún no has probado nuestra NY Cheesecake, vente a Artefacto.Bar. Te encantará. Puedes acompañarla, por ejemplo, con un té de frutos del bosque. Y a todos os sugerimos que la hagáis. Para esto, hemos añadido al final de este artículo la misma receta que seguimos en Artefacto.Bar, para que preparares la verdadera New York Cheesecake.

También puedes encargarla, y en 72 horas te entregamos nuestra genuina NY Cheesecake, de aproximadamente 2,5 Kg, en el lugar que nos digas de Sevilla capital. Regálala, apreciarán tu obsequio y tu buen gusto. Envíanos un email a artefactoalameda@gmail.com o escríbenos por Whatsapp al teléfono 635 817 634, con los datos de envío y día que la quieres, y nos pondremos en contacto contigo. Precio de la tarta: 36€.

Además, la semana que encargues nuestra NY Cheesecake tendrás un 10% de descuento en tus consumiciones en Artefacto.Bar.

Cómo preparar la verdadera New York Cheesecake de Artefacto.Bar

Ingredientes: 

Es recomendable que el queso, los huevos y la nata estén a la misma temperatura. El problema es que el queso suele estar en la nevera y frío resulta difícil de trabajar, así que lo mejor es tenerlo todo una hora fuera de la nevera antes de empezar.

Empezamos haciendo la base, para lo cual picamos las galletas hasta obtener un polvo. Puedes utilizar la galleta que más te guste, desde la clásica maría,  etc.... Cualquiera quedará bien.

Fundimos la mantequilla, la mezclamos con las galletas y extendemos esta masa por la base del molde que vayamos a utilizar. Puedes también cubrir los laterales del molde, a tu gusto. Y reservamos en la nevera mientras preparamos el resto.

A continuación encendemos el horno a 180°C para que precaliente, mientras seguimos con la receta.

Mezclaremos primero el queso con los huevos, y ahora no batiremos con las varillas como otras veces (como en un bizcocho). Como queremos evitar las burbujas, lo que haremos será mezclar con una cuchara o espátula hasta que quede una mezcla homogénea (si utilizas un robot, prueba con el recambio amasador).

Es entonces cuando añadimos el resto de ingredientes:

A continuación lo mezclamos todo bien hasta que no haya grumos. Sacamos el molde con la base de galleta y con cuidado vamos echando la crema de queso por encima. Si la volcamos de golpe se levantará la galleta y ya no tendremos base...

Cuando hayamos echado toda la mezcla, damos un par de golpes al molde sobre la mesa para que asiente bien la mezcla y desaparezcan las pocas burbujas que haya.

Por fin lo llevamos al horno: lo mantendremos diez minutos a la misma temperatura (180°C), y  a continuación lo bajaremos a 100°C, y lo tendremos una hora más. Después apagamos el horno y dejamos la tarta dentro hasta que podamos sacarla con las manos sin quemarnos.

Sé que cada horno es un mundo, pero siguiendo estos paso es difícil que se pase de cocción, o que no se haga. El secreto: mucho tiempo, y baja temperatura.

Y ya la podemos dejar enfriar en la nevera al menos 12 horas. Lo ideal es hacerla el día anterior, porque el reposo en frío es importantísimo.

Ya sólo queda disfrutar de una de las mejores tartas del mundo. Sólo está deliciosa, pero se suele cubrir con alguna confitura de frambuesa o fresa u otra. Échale imaginación...